26 marzo 2018

Mindfulness: "para, piensa, escucha tu cuerpo y decide"

Mindfulness
Sitio Mejor con Salud
Por cierto, en artículos posteriores, compartiré mucho más acerca de este atractivo tema. Acá va una primera mirada...

"Aquí y ahora", más allá de su origen, es una frase llena de sentido cuyo cimiento y profundidad de análisis nos dará enormes revelaciones.

Respirar adecuadamente, sentir nuestro cuerpo, lograr atención plena, cómo focalizar nuestras preocupaciones y dimensionar nuestras emociones (evidentemente, las palabras significan mucho más que todo aquello) es parte del potencial que involucra aplicar aquella frase. 

Y todos estos elementos, por básicos que parezcan, son esenciales para entender con simpleza el mindfulness, conocido igualmente como el concepto psicológico o la disciplina de la atención plena, sustentada en la concentración para lograrla y, en la misma línea, en la conciencia de nuestro propio cuerpo individual. Hay un vínculo importante al respecto con lo que es la meditación budista.

A fines del año pasado, en la repartición pública en la que trabajo, se tomó el mindfulness como un concepto que claramente puede contribuir a mitigar los riesgos psicosociales. El objetivo fue instalarla como práctica con el sencillo y noble objetivo de mejorar la calidad de vida en el contexto laboral.

Por tal motivo, la División de Recursos Humanos, a través de sus departamentos de Desarrollo Organizacional y de Capacitación, realizaron un taller de cuatro sesiones de media jornada cada una. La relatoría estuvo a cargo del psicólogo especialista en mindfulness, Bruno Solari. No me quise detenerme allí. Mi curiosidad me ha llevado más allá. 

Sólo un primer paso
El mundo y sus sensaciones o percepciones no son factores homogéneos. Y, en tal sentido, cada situación que observamos, o de la que somos partícipes,  no implicará necesariamente una forma de actuar similar para cualquier caso.

Bajo esa mirada, muchas veces, al sentirnos agobiados, abrumados y ansiosos en demasía, el estrés (no querer estar allí en ese momento o, simplemente, no querer que esté ocurriendo lo que ocurre y que, obviamente, no es placentero) se apodera del cuerpo y de la mente de cada uno.  Asimismo, muchas de las obligaciones cotidianas nos hacen olvidar y casi automatizar nuestras acciones habituales, como son el comer conscientes de lo que estamos disfrutando o, simplemente, contemplar nuestro alrededor.

Una meditación: una invitación al relajo partiendo por la respiración (inhalar y exhalar con sencilla notoriedad), que privilegia sentir el cuerpo, constituye un primer paso. Dicho de otro modo el mensaje explícito es "para, piensa, escucha tu cuerpo y decide"...No es todo: es sólo el comienzo. Por supuesto hay mucho más en el mindfulness y, en el mismo sentido, un siguiente paso será estar plenamente consciente de cada una de nuestras acciones.