08 enero 2018

Especial Partidos con Historia VII: Chile-Argentina al margen de la "chilena" más famosa

Elías Figueroa, capitán de la selección chilena de 1980
Sitio La Cuarta
DESDE EL CÓRNER
El legendario encuentro amistoso, jugado en septiembre de 1980, es recordado por la bella anotación de Castec, pero hay otros detalles interesantes en las grabaciones disponibles.

Nueve vídeos figuran en Youtube tan sólo al poner en el buscador "Argentina-Chile 1980". La grabación del mítico partido de fútbol amistoso jugado en Mendoza el 18 de septiembre del aludido año no figura en su integridad. Un compacto breve incluye el relato los goles del 2 a 2 entre la por entonces selección campeona del mundo: la local; y la vicecampeona de América: nuestro representativo. 


Muchos recuerdan ese partido, arbitrado por el juez argentino Claudio Busca, por el golazo de chilena de Sandrino Castec. Sin embargo, hay una serie de situaciones que, no por ser menos llamativas, concitan un menor interés que la espectacular anotación del legendario centrodelantero de Universidad de Chile. Al respecto, sólo resta por mencionar que Castec era suplente de Caszely.

Por añadidura, si bien es cierto ese Chile no brillaba como el de la "generación dorada" (en efecto, Sergio Livingstone, comentarista de la ocasión, resaltaba el esquema especulador de la escuadra de Luis Santibañez cuando le tocaba ser forastera) cabe recordar que abundaban allí nombres consagrados y otros que ya sobresalían en el plano local: Óscar Wirth, Elías Figueroa, Manuel Rojas, Vladimir Bigorra, Eduardo Bonvallet, Rodolfo Dubó, Mario Soto, Luis Rojas, Patricio Yáñez, y Osvaldo "Papudo" Vargas, entre otros. 

Argentina estaba con su "mejor gente", como suele decirse de aquellos equipos que juegan con sus titulares inamovibles: en efecto, los albicelestes, adiestrados por César Luis Menotti, contaron en ese partido con Ubaldo Fillol, Daniel Passarella, Américo Gallego, Leopoldo Luque, Jorge Olguín, Luis Galván, Alberto Tarantini, Ramón Díaz, José Daniel Valencia, Santiago Santa María y -casi en el umbral de los 20 años de edad por entonces- Diego Armando Maradona, entre otras figuras.

Equilibrio final: lejos de un presagio
Pese a que las grabaciones disponibles en Youtube de aquel amistoso no corresponden al partido completo (ni juntas ni revueltas), no cuesta detectar en largos pasajes la superioridad del equipo trasandino. El primer tiempo fue casi un monólogo, donde recién en la media hora final la roja logró arrimarse sin complejos a la portería de Fillol. Casi iniciado el lance ya Argentina asfixiaba a Chile y, en efecto, Maradona, tras un error de Manuel Rojas, se generó la primera chance de gol: tapó Wirth (a la larga, gran figura)y despejó Bonvallet.

A los 20 minutos Valencia abrió la cuenta con un zurdazo desde unos 20 metros, casi a ras de piso, que venció a Wirth. Algunos minutos después el mismo Valencia, Díaz y Maradona tejieron una vistosa jugada que casi culminó en la red por arte del muy promisorio volante creativo.

Y a los 41 minutos la albiceleste aumentó el marcador: remató Díaz casi en el área chica y superó a Wirth. Fue producto de una combinación con Santa María, quien previamente hizo una patriada al eludir y superar a varios rivales desde fuera del área. 2 x 0 la cuenta a favor de Argentina. Casi en el epílogo del lapso inicial descontó Chile mediante tiro libre, seco y rasante, de "Papudo" Vargas. 2 x 1 se fueron al descanso.

Casi equilibrada la balanza en el fracción final (siempre con alguna superioridad argentina), a los 20 minutos el equipo de Santibañez igualó el marcador: tras un pase largo de Bigorra, Manuel Rojas  remató, contuvo a medias Fillol y, Castec, de chilena concretó el 2 a 2 final.

En general los dos equipos no bajaron los brazos en los 45 finales: se contabilizaron una subida y un disparo de Bigorra, una entrada de Yañez y un tiro de Bonvallet por parte de Chile; además de un remate de distancia de Maradona que desvió Wirth, entre los intentos argentinos. No obstante, la intensidad bajó.

Como dato curioso: cuando Argentina dominó sin contrapeso, surgieron unos "olés" desde la tribuna. Sin embargo, al final los campeones del mundo tuvieron que conformarse con una rechifla por parte de su público.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tú opinión me interesa. Al respecto, sólo te exijo el debido respeto.
Gracias