13 noviembre 2017

Un dilema de niñez en torno a Focus

EL ROBUSTO SEÑOR ROCK
Orestes se había quedado pensativo la noche anterior. Su hija de ocho años de edad, Simona -muy atenta y cómplice a los gustos musicales de su padre- le formuló una pregunta casi de seminario: "¿por qué de Focus, siendo un grupo tan power, se ha hablado siempre del guitarrista y del tecladista, y no tanto de los otros?". 

La consulta de la pequeña no era menor: Thijs van Leer -quien, además del órgano, también toca flauta traversa, canta a menudo al estilo tirolés y es, en cierto sentido, el líder la banda holandesa- y Jan Akkerman -un guitarrista que siempre ha sido considerado entre los mejores del rock progresivo, no sólo setentero- son sólo dos de los 20 integrantes que ha tenido la agrupación en su rico historial. "!¡20!", se alarmaba Orestes al chequear datos al respecto en Internet.


Y la respuesta a Simona fue extremadamente sencilla y nada justificable: "no sé que responderte". A lo que Orestes añadió -con más argumento- "es injusto, porque recuerdo que, al menos, el baterista y el bajista que el grupo de trajo el  2002 a Chile, y que pude ver en Valparaíso, eran tan buenos como los de la época de "Moving Waves", el disco de 1971". A la niña le agradó la respuesta de su padre, básicamente porque pensaba exactamente lo mismo. 

Orestes le comentó este curioso diálogo a su amigo Robin Palomar, en la disquería de este último. Y (vaya casualidad) Robin le confesó que la noche anterior había presenciado en Youtube, junto a su hijo -de la misma edad de Simona- un compacto de actuaciones en vivo del grupo que lanzó a la fama a Akkerman y Van Leer, titulado "Focus-Live on BBC TV-72,73,74,76".

-Se trata de un trabajo que agarra lo que hizo Focus en esos años -detalló Palomar.

-Y no sólo deben aparecer Akkerman y Van Leer, sino varios músicos -especuló Orestes.

-A mí se sorprendieron los bateristas del período: Pierre van der Linden, Colin Allen y David Kemper -comentó Robin.

-Van der Linden es el de los primeros álbumes de ese período -detalló el papá de Simona.

-Así es. Te acuerdas bien.

-Y tocaba formidable ahí -complementó Orestes.

-En el vídeo que te voy a mostrar se luce con un solo -prometió Robin.

-¿Y el bajista tengo entendido que siempre fue el mismo en esos años? -preguntó Orestes.

-Así es. Mira, no sobresale mucho pensando que pudiese ser haber sido algo así como un Chris Squire o un Flea, pero tiene lo que se llama ductilidad -aseguró su amigo.

-Es decir se adapta con facilidad -intuyó el hombre que formuló la interrogante.

-Y eso no es poco en un grupo como Focus. El tipo se llama Bert Ruiter -retrucó Palomar.

-Y tengo la sospecha que no siempre estuvo Akkerman.

-Exacto. De hecho, en uno de los temas toca la guitarra Philip Catherine -respondió Robin.

-¿Y qué tal? -preguntó el padre de Simona.

-Me gustó aunque su estilo dista de al energía que le imprime Akkerman -reconoció Robin.

-Me da la impresión que era un guitarrista más vinculado con el jazz -subrayó Orestes.

-¡Veo que eres un  auténtico "Focusmaníaco", amigo! -enfatizó el dueño de la disquería.

-Y me gustaría ver el vídeo. Además, por lo que dices, agarra la primera época de la banda -puntualizó Orestes.

-Sí, principalmente temas de los cinco primeros discos de estudio. De hecho, también tiene temas de "Hamburger Concerto" y algunos posteriores. Una curiosidad extra: no todos los músicos que pasaron por Focus en ese período eran holandeses  -precisó Palomar.

-¿Lo puedo ver?

-¿Veámoslo!