30 junio 2017

Ranjan, profesor de yoga: “el estrés se combate con mayor cantidad de energía”

MOPENSES
Él y algunos de sus alumnos comparten testimonios acerca de esta disciplina. 

Abundan en diccionarios, enciclopedias e Internet definiciones de "yoga". No es resorte del presente artículo determinar cuáles son más certeras (algunas son más técnicas en lo que concierne al lenguaje usado), pero sí llegar a una aproximación para que todos comprendan esta disciplina. 

Al respecto, una de las que más calzó, en  mi modesta opinión, con el objetivo mencionado, es esta definición: “conjunto de técnicas de concentración, derivadas de la doctrina filosófica del mismo nombre, que se practican para conseguir un mayor control físico y mental”.

Y Ricardo Pezoa, conocido como Ranjan, profesor de yoga que cuenta con alumnos de distintas direcciones en mi lugar de trabajo: el Ministerio de  Obras Públicas y fuera de él, hace una importante contribución al respecto: “no hay distintos tipos de yoga.  Éste es uno solo. Lo que pasa es que le pusieron muchos nombres, asociados éstos a particularidades y no al todo”.

“El término significa ‘unión’, es de origen hindú pero es un conocimiento universal, cuya tendencia va al equilibrio físico, mental y espiritual”, añade el instructor. Según Ranjan, suele creerse que el estrés se combate con relajación. No obstante, conforme a su propia experiencia, aquél se quita con energización. Al respecto, sostiene, “es muy bueno el estrés porque nos mantiene alerta y, a su vez, sirve para manejarlo con mayor cantidad de energía”.

“En la mayoría de los ejercicios físicos la mente se distrae. Al hacerse éstos mecánicamente la mente pierde la posibilidad de aunar sentido y momento. Pero cuando éstos son estáticos pueden generar una buena evolución. Hay movimientos de tensión dinámica que pueden generar buenas vibras. Es por eso que cada clase la hago diferente de la otra. Conforme a esta visión y práctica, el cuerpo se torna dúctil (adaptable a diversas situaciones) y logra que los problemas energéticos y, en general, energías anteriormente estancadas, salgan de él”.

Yoga desde la DGOP al resto del MOP
La Dirección General de Obras Públicas, producto de una inquietud funcionaria, quiso desde hace algunos meses acercar al personal esta disciplina, que tiene tantas contribuciones como el deporte o la educación física en sus formas más convencionales.

El yoga es un importante cimiento en la constante humana de mejorar la calidad de vida y, en el mismo sentido, en el caso de cualquier organización laboral, lograr rendimientos vitales más armónicos entre la vida en el trabajo, en el ámbito extra laboral y en el familiar. 

Ranjan fue el contacto para esta  noble intención y, si bien es cierto hay un cobro módico para la realización de cada sesión, lo más relevante ha sido la manifiesta sintonía entre todos los participantes, además del alto interés en término de cantidad: al menos 15 han sido los asistentes habituales en cada clase. 

Quise recoger aquí los testimonios de algunas de las personas que son parte de este grupo de yoga.

María Pía Rossetti:
“Creo que el yoga me contribuye a ser más feliz y estar más en armonía con mi cuerpo y las personas que me rodean. Además ha sido muy importante porque el grupo humano que practica yoga ha sido muy agradable: nos hemos sentido muy comunicados, tuvimos una experiencia como grupo de subir el Cerro San Cristóbal y nos unió mucho más. No sólo ha sido bueno en forma dividida sino para acercar a gente de otras direcciones, que ahora conozco y estimo. Tenemos también un súper buen profesor, muy amoroso; un horario muy bueno y, sorprendentemente, en un espacio que es un pasillo, donde ha funcionado muy bien”.

Loreto Giusti:
“Es para toda edad. Uno empieza a veces con temor y prejuicio cuando no tiene tanta elasticidad, pero va viendo sus propios logros, también cuál es la fortaleza, ya sea equilibrio o fuerza. Calma y entrega flexibilidad, muy necesaria en la vida, además de compartir en un espacio donde de a poco vamos profundizando en la disciplina (por ejemplo, vemos los tipos de respiración). No hay competencia: hay serenidad, disciplina, pero al ritmo de cada cual. El profesor te señala qué órgano interno o musculatura vas trabajando en las asanas (posturas). Es un descubrir permanente. Nos ha hecho muy bien”.

Edith Valdivia:
“El yoga no es sólo para fortalecer tu cuerpo sino que para entregar las herramientas que te favorecen a sentirte mejor a través de la respiración y a tener un mejor control de tus emociones, que son las que en el fondo te afectan a diario positiva o negativamente en tu vida. Es 100 por ciento recomendable este tipo de yoga. Entras a la clase y sales con una actitud completamente mejorada y positiva”.

Elizabeth de la Fuente:
“El yoga te permite vivir con mayor conciencia. Cuando uno empieza a buscar caminos para hacer tu vida desde una perspectiva más simpe, más equilibrada y amigable, uno encuentra este tipo de disciplinas, que son más ancestrales, y las comprende. La medicina alópata no remedia las enfermedades del alma y uno tiene que encontrar un equilibrio. La vida es una paleta de experiencias y, con el yoga, tú llegas a un punto cero: las energías las concentras en ti,  sales fortalecido y te permite fortalecer aspectos de la salud propiamente tal, como tu inmunidad, tus canales de energía, tu flexibilidad, tu estado de ánimo, tu libido; en fin, impacta por todos lados”.

Carmen Valderrama Alvarez: 
“Es una ayuda a la salud: una mejoría ostensible, lograr el dominio de tu cuerpo. La fusión de mente-cuerpo que se logra a través de su práctica mejora la concentración, a estar y permanecer en el presente, al control de las emociones y, por ende, a energizarte. Te hace consciente al aprender a respirar bien, lo cual aumenta la oxigenación en tu cuerpo, trayendo consigo beneficios mentales, fortaleza interna, mejorando la autoestima. Tu cuerpo y tu mente están funcionando al unísono y eso te ayuda a sanar. Al principio los ejercicios se ven como lentos para los que les gusta la acción, pero no te alcanzas a dar cuenta cuando tu cuerpo ya se ha vuelto más dúctil, logrando hacer ejercicios impensados antes, al tonificar tu musculatura, ayudando a formar masa muscular, ganando una flexibilidad increíble con tu cuerpo”. 

Benjamín Cruz Azócar:
“Primero que todo ayuda en cómo relajarse y, lo otro,  que es súper importante, te saca todo tipo de dolores; por ejemplo, los lumbares. Además ayuda en la postura, la respiración, el equilibrio y, en resumen, el bienestar general. Es más, creo que debería ser obligatorio por su contribución a la salud y al bienestar general”.

Jorge Estay Llanos:
“De partida te baja la tensión y te ayuda encontrarte mejor. Puedes llegar súper estresado, pero sales súper claro. Además te concentras más, eliminas las tensiones musculares fuertes -particularmente de los hombros- y te baja significativamente el estrés mental. Además, por la hora en que lo hacemos, eso hace que en la tarde produzca más”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tú opinión me interesa. Al respecto, sólo te exijo el debido respeto.
Gracias