02 mayo 2017

Películas sin tiempo: "Malta con Huevo", un filme "cuático"

Malta con Huevo
Sitio Candilejas
Largometraje nacional de 2007 desafía toda lógica de narración.

Una de las conclusiones facilonas que uno puede sacar luego de ver la película chilena "Malta con Huevo" (2007) está inevitablemente asociada a los personajes: Vladimir y Jorge. Uno de ellos como una especie de víctima circunstancial dentro de la secuencia de situaciones extravagantes que son parte predominante del filme y, a su vez, el otro, amigo de él, como un hombre de doble faz. Evidentemente, hay lapsos en que uno tiene ideas o nociones total o parcialmente contrapuestas al respecto.

Ganadora del premio Pedro Sienna 2008, dirigida por Cristóbal Valderrama, original del mismo realizador y de Carlos Labbé, y con la participación en el producción de Fernán Gazmuri, Alberto Fuguet y Sebastián Varela, "Malta con Huevos" no da respiro: atrapa, es rápida, aunque no difícil de "cachar", como se dice en el tradicional lenguaje juvenil (conforme al mismo espíritu, en el título empleé al adjetivo "cuático", asociado a rareza).

Quizás da lo mismo el lugar donde ocurren el grueso de los hechos, o al menos, los esenciales; como también los tiempos, porque los creadores juegan con estos elementos, que hacen perder un poco al espectador respecto de las ideas básicas de "tiempo" y "espacio". 

Personajes como el de Fedora "enturbian" más el panorama de una cinta que ya desde el comienzo desafía las lógicas fílmicas convencionales, incluyendo allí cualquier desenlace corriente. Por cierto, se agradece la presencia de ese tipo de personajes, aunque también el de Rocío, cuya presencia es inevitable. 

En este largometraje, exhibido en dos festivales internacionales -del Suroeste, en Estados Unidos; y de Transilvania, en Rumania, en 2008- destacan las actuaciones de Diego Muñoz, Nicolás Saavedra, Manuela Martelli y Javiera Díaz de Valdés, entre otros, dentro de un generoso reparto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tú opinión me interesa. Al respecto, sólo te exijo el debido respeto.
Gracias