14 marzo 2017

Especial Partidos con Historia III: entre Hoffens y Castec, la "U" extendió una paterntidad

DESDE EL CÓRNER
En 1982, el equipo azul y la UC protagonizaron, quizás, el mejor y más disputado clásico universitario antes de la irrupción de figuras como Marcelo Salas o el Beto Acosta. 
  
Universidad de Chile, en 1982, ya había enterado 13 años sin dar la vuelta olímpica en lo que se refiere a la competencia mayor de la liga de honor del fútbol profesional chileno. Había ganado un par de liguillas, una Copa Chile y un singular trofeo de "Ciudades Universitarias", pero los hinchas de un equipo grande no se conforman con los entremeses sabrosos. Esos hinchas esperaban siempre el premio mayor y, en el caso de la escuadra azul, independientemente de haberle ganado en sendas finales de las competencias citadas al eterno rival: Colo Colo.


En 1980 y en 1982 estuvo cerca (recordemos que tuvieron que esperar hasta 1994 para dar nuevamente una vuelta olímpica en el sentido que deseaban). En ambas temporadas se topó con el mejor Cobreloa de la historia del balompié nacional.

En 1982 la "U" acumulaba no obstante un récord meritorio: no conocía derrotas desde hacía 11 años en el clásico universitario. Si bien es cierto ese mismo año Universidad Católica le había ganado en la Copa Polla Gol (denominación circunstancial de la Copa Chile durante algunos años) 2x1 y 2x0, por una extraña razón (no la sé en realidad) esos partidos no eran considerados como oficiales o, por decirlo de otra forma, válidos en términos estadísticos (me imagino que debe ser porque el evento relevante y que clasificaba directamente a la Libertadores era el que se jugaba en la mayor parte del año y finalizaba en diciembre o hasta comienzos del siguiente.

Una "U" protagonista
Corrían las primeras fechas del Campeonato de Primera División de 1982, había pasado la magra campaña de nuestra selección en el Mundial de España, y la "U" era protagonista de esa competencia de honor en Chile junto al elenco loíno, que había sido finalista de la Copa Libertadores por segunda vez consecutiva.

El arquero argentino Hugo Carballo, Manuel Pellegrini, Orlando Mondaca, Martín Gálvez (el "Tincho") y Miguel Ángel Gamboa eran algunas de las figuras azules, no obstante los que cosecharon mayores aplausos durante esos días y, particularmente en el partido cuyo compacto audiovisual hoy comparto, fueron Sandrino Castec (centrodelantero insigne, goleador azul y recordado por los hinchas en general por un golazo de "chilena" a la selección argentina campeona del mundo dirigida por Menotti) y Héctor Hoffens (puntero derecho de menuda contextura pero de velocidad y fintas endiabladas).

Ese día fui al estadio junto a un grupo de amigos hinchas de la "U": mi padre, mi hermana mayor y la joven familia Burque Zegers, muy amigos de mis padres. Yo tenía 10 años de edad y me impactó mucho el tempranero primer gol, obra de Gino Valentini: fue un remate impresionante, un golazo y, al respecto, creí que la UC, en ese instante, rompería su maleficio ante la "U". Y tenía equipo para discutirle el pleito: el arquero trasandino Miguel Ángel Leyes (quien destacara en O' Higgins y Colo Colo), Luis Gangas, Pablo Yoma, Ronnie Radonic y el paraguayo Miguel María Michelagnoli (ex campeón intercontinental vistiendo la casaquilla de Olimpia) eran parte de un plantel bastante joven y rico en condiciones, pero que lamentablemente debió esperar un año y medio para comenzar a ganar títulos.

En el segundo tiempo Universidad de Chile fue una tromba y, en el tercio final del complemento, sobre todo después del tercer gol de la oncena del chuncho, un penal convertido en gol por Castec (luego de un feo golpe de Leyes al "chico" Hoffens), pensé que la "U" estiraría las cifras y ganaría por goleada. Pero una nueva cifra de Valentini haría más decoroso el marcador final: 3x2.

¡Fue un partidazo!

COMPACTO DEL PARTIDO