23 febrero 2017

Recuerdos del Santa Laura

La "U" 1981
Sitio Sube fotos.com
DESDE EL CÓRNER
El estadio de propiedad de la Unión Española fue uno de los epicentros de mis primeras emociones futbolísticas.

De las primeras veces que acudía al estadio Santa Laura, una vez había visto, a pocos metros míos y en plena avenida Bellavista en dirección al recinto de la Plaza Chacabuco, a Julio Martínez. Yo iba en el auto que manejaba mi papá, una renoleta del año 73 de "carrocería dura".


Me da la impresión que don Julio, el insigne y recordado comentarista deportivo, manejaba un Peugeot 504. Fue en 1981. Yo tenía unos 10 años de edad. 

Recuerdo que Universidad de Chile tenía una barra más pequeña que la de ahora pero que se hacía notar (y harto), que las gradas del recodo sur del estadio de propiedad de Unión Española eran de material metálico (parecían latas) y que la gente, para hacerse sentir, sobre todo después de un gol, las pateaba con los talones (era del terror porque se sentía fuerte, sobretodo debajo, donde estaban los baños).

Cuando había reunión doble (dos partidos), mientras se jugaba el encuentro preliminar, abajito, detrás del ala oriente de la cancha principal (el equivalente a la tribuna Andes del Estadio Nacional), uno podía pillar precalentando, en la cancha de entrenamiento, a alguno de los equipos que jugaba el partido de fondo.

En el entretiempo mi papá me convidaba a compartir un bebestible. Compraba maní para mí y café para él mientras observábamos el partido. Era todo igual a ahora con la diferencia que había un matiz más familiar y ...se podía fumar.

En el Santa Laura, a diferencia del Nacional, la presencia de la gente se siente más para los jugadores y viceversa. Igual que en el Monumental de Colo Colo.

La cancha principal y su "back stage"

Recuerdo que, más grandecito, ahí por el 85 ó el 86, mi padre, con quien podía estar ubicado en la tribuna más "baratelli" o en alguna de las galerías, más o menos en un asiento a media altura (calculo unos 15 metros sobre el nivel de la cancha), me autorizaba para bajar y mirar el partido cerca de las rejas.

Siempre me ha gustado la posición privilegiada de los informadores de cancha, como el recordado Juan Cugniet de la extinta Radio Minería.

Recuerdo que Horacio Simaldone (gran puntero izquierdo que triunfara primero en Unión Española y, sobre todo, en Colo Colo; en la fotografía que está debajo de estas líneas, el primero abajo desde la derecha ) se transformaba en, mis inocentes primeras experiencias de espectador de balompié en directo, en el primer futbolista argentino receptor de expresiones "cariñosas" (como las tradicionales "sacadas de madre" de algunos hinchas de la "U"). Eso fue a fines de 1981. El delantero jugaba en los "diablos rojos" del nombrado reducto.

Unión Española 1981
Sitio Anotando Fútbol
Me acuerdo que en el mismo partido Miguel Ángel Gamboa, repatriado por Universidad de Chile desde México, respondía a su perfil de goleador en el elenco universitario azul al anotarle tres goles a los rojos de Santa Laura.

Expongo algunas curiosidades al respecto: Agustín Casali (en la misma fotografía, el segundo desde la izquierda abajo), el autor del descuento, confesó una vez a la revista Estadio que jugaba en Unión Española pero era hincha de de la "U".

Como añadido, mi papá me comentó que en la primera rueda, Unión había derrotado a la "U" 3x0. De hecho, en el desayuno de ese sábado me mostró una crónica de la sección deportiva de El Mercurio, donde salía el título: "Unión, difícil rival para la "U"...En fin, esa noche se produjo el dulce desquite para los azules y la consagración de Gamboa como ídolo del cuadro universitario.

Otra curiosidad: para efectos del juego de la Polla Gol y el calendario del campeonato, el local en el recinto de Independencia era la escuadra del chuncho. Hoy eso sería raro, aunque no es raro que el el mismo club no siga teniendo estadio propio.

Fracasos, sorpresas y grandes hazañas

En el preliminar del enfrentamiento mencionado, Universidad Católica sucumbía ante San Luis de Quillota 1x2. Era el San Luis de Patricio Yáñez, Víctor "Pititore" Cabrera y Jorge "Pindinga" Muñoz, potente campeón del ascenso el año anterior.

Católica tenía un  equipo para campeonar: lo adiestraba Luis Santibañez (por entonces también técnico de la selección) y jugaban el "gringo" Nef,  Alberto Quintano,  Manuel Rojas, Santiago Oñate, Juan Ubilla, Gino Valentini, Miguel Angel Neira y Oscar Arriaza, entre otras figuras. Finalmente no les fue bien ese año. Ni siquiera llegaron a la liguilla. Otra curiosidad: San Luis descendió.

Sí llegó a la liguilla, clasificatoria para la Copa Libertadores de América, el sorprendente Naval de Manuel Araya (el recordado "loco"), Jorge Aravena y Oscar Herrera (el "Jurel"). Cobreloa ganó el minitorneo y, al año siguiente, perdió por segunda vez consecutiva el trofeo continental.

Como añadido: en Unión Española ya llamaba la atención un joven de 21 años (en la misma fotografía anterior, el segundo desde la derecha arriba) que se transformaría en el mejor 5 de Chile y también el mejor central de América algunos años después: Fernando Astengo.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tú opinión me interesa. Al respecto, sólo te exijo el debido respeto.
Gracias