19 agosto 2016

Hasta el más mínimo peso cuenta

MOPENSES
A la hora de administrar el presupuesto, según experto, debemos considerar hasta la propina. 

Es como contradecir el espíritu del viejo dicho "la carreta delante de los bueyes" o aquella ley matemática que indica que el orden de los factores no altera el producto.

En consecuencia, en la ineludible tarea de administrar el dinero el orden lógico es -y debiese ser siempre- el disponible total, el ahorro y, luego, el gasto. El registro de egresos y cómo se van generando los gastos es un ejercicio que debe ser diario, dado que así se tendrá una idea de un promedio mensual, algo así como un referente, incluso más allá de tener claridad de aquellos meses en los cuales se producen mayores gastos en comparación al resto del año (el caso de marzo y diciembre).

"La fase diaria nos lleva a la fase mensual y ésta establece por sí solo mi estándar de gastos. Una planilla Excel nos sirve mucho y es ideal en tal sentido. En toda estrategia de administración hasta el más mínimo peso cuenta", resume el relator Juan Carlos Capriroli ante la treintena de asistentes del Taller sobre Educación Financiera, realizado por la Caja Los Andes este miércoles 17 en el edificio central del Ministerio de Obras Públicas y enmarcado en el plan de Calidad de Vida y Autogestión que lidera la División de Recursos Humanos de esa secretaría de Estado a través del Servicio de Bienestar y del Departamento de Desarrollo Organizacional.

De todo un poco
Según Capriroli, debemos tomar en cuenta los “enemigos de las finanzas” y los factores que encarecen el presupuesto. Caben allí tanto el tentarse en los supermercados por ciertos productos ubicados especialmente para que las personas los visualicen y los compren, como las súbitas necesidades, en horario laboral, de ir a un restaurante o una cafetería, ejemplos donde regularmente se incrementa el consumo diario.

En lo que concierne al tema de pensiones, es importante no sólo informarse adecuadamente conforme a lo que señalan las instituciones competentes involucradas, sino que, llegado el momento de tomar decisiones al respecto, acudir a un/a asesor/a previsional.

¿Algunas recomendaciones elementales? Usar razonablemente a energía en la casa: comprar ampolletas de bajo consumo (si bien es cierto son más caras, se recupera la inversión en tan sólo cuatro meses) e invitar al resto de la familia a participar en la elaboración y administración del presupuesto familiar.

El objetivo de la actividad mencionada consistió en sensibilizar en diversas herramientas relacionadas con la inteligencia financiera en la vida cotidiana y personal.