16 agosto 2016

“Educando en el Ahorro”: claridad de necesidades y uso de planillas son claves

Psicóloga Mabel Ramos en taller
MOPENSES
En forma satisfactoria se efectuó taller organizado por Recursos Humanos SOP y Bienestar. 
 
Hay un ejemplo de carácter práctico que dice mucho respecto de lo que no debiese ser el ahorro doméstico: la abierta seducción que una oferta “x” de la vitrina de una tienda genera en una persona que, más allá de la necesidad urgente y quizás razonable de adquirir el producto aludido, aquélla se siente atraída por el anuncio atractivo (el precio módico como el mensaje principal), o por su forma, o por la idea de “merecérmelo” o simplemente que, “porque otros lo tienen, debo tenerlo yo”.
 
Cuando esta forma de actuar se da con regularidad, evidentemente no se trata de una enfermedad, sino que del trastorno del “comprador compulsivo crónico“. Este ejemplo básico, citado en el taller “Educando en el Ahorro” -realizado este jueves 11 en dependencias de Contabilidad y Finanzas, y con presencia de 18 participantes inscritos/as de distintas direcciones-, es claramente el cimiento de aquello que no debe efectuarse si deseamos tener finanzas ordenadas y que propendan al ahorro en los ámbitos personal y familiar.
 
En la charla de casi dos horas, organizada por la Subsecretaría del Ministerio de Obras Públicas a través del Departamento de Desarrollo Social del Servicio de Bienestar en conjunto con el Departamento de Desarrollo Organizacional de la División de Recursos Humanos, sus impulsores hicieron un satisfactorio esfuerzo por citar los principales aspectos fomentadores de un buen uso de los ingresos y egresos por parte de los/as funcionarios/as en lo individual y en el contexto del hogar. Cabe precisar que la iniciativa está enmarcada en el programa de Calidad de Vida y Autogestión MOP, inserto en el plan de Clima de la cartera. 
 
“Lo que se desea” versus “lo que debe ser”
Si bien es cierto muchas veces el deseo de satisfacción espiritual pasa por lo material y sobrepasa muchas veces el deseo de necesidad real, el equipo relator puso de relieve que un justo equilibrio en ese ámbito es tener una clara noción de los recursos reales con que cada persona u hogar cuenta en cada mes y de la obligatoriedad de los pagos básicos, los habituales y los urgentes de cada período. Fue propuesto, en tal sentido, el uso de planillas, además de la adecuada comprensión de la liquidación del sueldo de cada mes.
 
Debe tomarse en cuenta que no es lo mismo, al leer la liquidación, el total de haberes (el sueldo total o bruto, sin los descuentos) que el líquido legal (lo que finalmente podrá ocupar la persona en el mes). Respecto de alternativas de ahorro, a la cuenta de ahorro fue añadido, como buen instrumento para capitalizar, los fondos mutuos en cuanto a inversiones a corto y mediano plazos. En cuanto a las pensiones y como complemento a las existentes administradoras de fondos o AFP, se sugiere la alternativa de incremento vía APV.
 
En el plano psicológico, una mirada más crítica al trastorno del “comprador compulsivo crónico” conlleva a efectos indeseables si se llega a extremos de descontrol de la administración (el que incluso puede llegar al ámbito judicial, mediante cobranzas, demandas ejecutivas o administrativas): depresión, suicidio, etcétera.
 
Las materias abordadas, relatadas por la asistente social, Gladys Troncoso Reyes; la psicóloga Mabel Ramos Negrete; y el abogado y asistente social, Angel Torres Arancibia, pueden, sin duda, profundizarse muchísimo más. No obstante, hay una premisa elemental que bien pudiese ser utilizada como moraleja o como valor vital: privilegiar el “ser” por sobre el “tener”. 
 
 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tú opinión me interesa. Al respecto, sólo te exijo el debido respeto.
Gracias