18 enero 2016

"Las cosas como son": desconcertante pero a la vez interesante

"Las cosas como son" (lafuga.cl)
CINE SIN TIEMPO NI ESPACIO
Premiada película nacional no es necesariamente para disfrutarla. Por las características de sus personajes, sí lo es para observarla detenidamente. 

"Las cosas como son" (2012) es una película chilena que es difícilmente encasillable. No encaja en la comedia, a pesar de lo extravagante de algunos de sus diálogos y cierta tendencia a lo festivo en sus partes más digeribles.


Tampoco entra del todo en la categoría de drama, a pesar de una escena de altísima tensión que, para fortuna de los espectadores menos propensos a las emociones fuertes, dura muy poco, aunque es decisiva.

Lo cierto es que esta película de Fernando Lavanderos, premiada como mejor filme en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, es como para verla y analizarla (no sé si tanto disfrutarla) por las características y el desarrollo mismo de los personajes y sus interacciones.

Algunos pudiesen coincidir en que aquéllos pueden ser definidos como unos desadaptados dentro de las contradicciones que la sociedad chilena, u occidental (como quiera uno que se la mire), impone. Todo esto aunque las personas que aparecen en el filme parecen tan distintas unas de otras.

Un hombre de unos treinta y tantos años, que arrienda piezas a extranjeros en la enorme casa de sus padres -ausentes por cierto- es uno de los protagonistas. No tiene interés en venderla, a pesar de cierto intento en esa dirección por parte de su hermano mayor (quien de pronto aparece).

El tipo es una especie de ermitaño, excesivamente controlador de sus inquilinos, obsesionado por pintar el inmueble (dicho sea de paso, a muy mal traer), algo así como un voyerista intelectual, a la vez que parco e intimidante, pero de ninguna manera turbio. Logra curiosamente establecer una relación cercana con una jovencísima actriz noruega, quien hace clases de actuación a menores de escasos recursos.

Ella, quien es alegre, espontánea y notablemente sensible, lleva a uno de los muchachos en riesgo social a la casa. Hay un intento por parte de cada uno de los personajes por tratar de establecer algo parecido a una convivencia armónica. Allí gira el epicentro de la película con todos los ingredientes que la hacen interesante.

Cuenta con las actuaciones de Cristóbal Palma, Ragni Orsal Skogsrod, Isaac Arriagada y José Miguel Barros.

PELÍCULA "LAS COSAS COMO SON"