02 noviembre 2015

Curiosidades en torno al superclásico del fútbol chileno

DESDE EL CÓRNER
El peso de las estadísticas, los instantes memorables, las anécdotas que farandulizan un poco el ambiente...En fin, la rivalidad entre los dos clubes más populares del país da para mucho.

Todo es relativizable en materia de clásicos del fútbol. En Argentina, por ejemplo, los hinchas de Boca Juniors se burlan de los de River Plate porque el equipo xeneize se tituló campeón. Como valor añadido de las mofas boquenses, la mayoría de los clásicos de 2015 fue ganada por los auriazules y, por si fuera poco, uno de ellos constituyó la mayor goleada histórica de los pleitos veraniegos entre las dos escuadras: el 5 a 0 de Mendoza a fines de enero.


Sin embargo, los seguidores del equipo millonario tienen algunos enormes consuelos en este mismo año que agoniza: ganaron el clásico que más les interesaba, el de la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores de América; además, tras el castigo impuesto a Boca por los vergonzosos incidentes del encuentro de vuelta en La Bombonera, el elenco de la banda sangre clasificó a la fase siguiente y, por si fuera poco, fue campeón del principal torneo de clubes del continente.

En el caso de los dos clubes más populares de nuestro balompié rentado, Colo Colo y Universidad de Chile, las curiosidades no se caracterizan ni por escasez ni por bajo perfil.

Empecemos por aquellos aspectos de los que se jactan los colocolinos: en el plano estadístico, no hay duda que hay una superioridad importante del equipo popular que transforma al superclásico nacional en el más disparejo de los derbys del mundo.

Además, cabe agregar allí el hecho de que haya ganado consecutivamente los últimos cinco clásicos y haber enterado 14 años sin perder con la "U" como local. A lo anterior, cabe agregar, una simbólica victoria del representativo más débil de Colo Colo, al menos de los últimos 5 años, ante el que es catalogado por mucho el mejor del club universitario en la historia: 2 a 0 el 2012 en el Monumental.  

Lo emocional y algo más
En lo que concierne a la "U", los argumentos que le favorecen no son menores: en primer lugar, si bien es cierto hay una enorme disparidad en lo estadístico, el clásico de verdad tiene su origen recién a fines de los años 50, con la memorable definición de 1959 que, además, ganó el club azul. Desde esa fecha hasta hoy la estadística sigue favoreciendo a Colo Colo, pero con menos holgura considerando los números globales. 

Al respecto, los clásicos de antaño, como partidos que concitaban la mayor atención de los hinchas, eran Colo Colo-Magallanes, Magallanes-Audax Italiano y Audax Italiano-Colo Colo por ser los equipos más fuertes; y el duelo entre Universidad de Chile y Universidad Católica por el perfil estudiantil de estos clubes. 

Otro elemento que favorece al chuncho es la relevancia de ciertos partidos emblemáticos y la consagración de ciertas figuras en torno a los mismos: mientras Colo Colo exhibe un título en una final frente a la misma escuadra azul (Apertura 2006) y un triunfo en una liguilla que evitó el paso directo de la "U" a la Copa Libertadores (1992), la "U" ha ganado la mayoría de los clásicos en instancias decisivas: las finales de la Copa Chile de 1979 y de la liguilla clasificatoria a la Copa Libertadores de 1980 (ambas por 2 a 1), y la vuelta de la semifinal del Campeonato de Clausura 2012 (4x0), al margen de la mítica definición del 59. 

En el plano estadístico: figura el 5x0 de 2012 no sólo por ser la mayor goleada de los últimos años en un clásico, sino por el hecho de haber superado la anterior marca de los azules: un 6 a 3 a los albos en 1962. 

Cabe añadir un aspecto que desdibuja un poco la paternidad alba en Pedreros desde 2001: entre 2003 y 2006 Colo Colo jugó como local ante Universidad de Chile en el estadio Nacional, razón por la cual los 14 años citados en los medios informativos son, en realidad, once años.

En cuanto a las figuras que se han destacado en los clásicos: los nombres de Caszely, Vasconcelos, Barrios y Paredes, sólo por citar algunos en el caso de Colo Colo, contrastan con las estrellas consagradas como héroes azules en los derbys chilenos: Socías, Castec, Salas y Rivarola, entre otros.

Por cierto, el clásico da para más y, en algún sentido, siempre se jugará.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tú opinión me interesa. Al respecto, sólo te exijo el debido respeto.
Gracias