11 junio 2015

Adecuada comprensión de leyes: clave de éxito en el MOP de curso de Probidad y Responsabilidad Administrativa

MOPENSES
Funcionarios/as participantes asimilaron con facilidad conceptos esenciales del Estatuto Administrativo.

Hubo una inquietud clave de un alumno en el transcurso de las tres jornadas del Curso de Probidad y Responsabilidad Administrativa, organizada por la Fiscalía del Ministerio de Obras Públicas: “me pareció excelente esta capacitación, pero quizás hubiese sido mejor que nos mandaran las presentaciones antes, no durante la misma”.


No se hizo esperar la igualmente amable respuesta del principal relator, Cristián Mellado Rodríguez, abogado jefe del Departamento de Fiscalización de la repartición impulsora del perfeccionamiento: “lo hicimos así porque es muy probable que hubiesen venido menos personas que las inscritas”.

En efecto, la idea era así: una materia que regularmente es vista como muy técnica, árida e inserta en el mundo de los abogados, fue objeto de un esfuerzo importante de adecuada simplificación por parte del equipo a cargo de la reciente capacitación para que, en el marco de la misma, los/as funcionarios/as asistentes -del mismo MOP- pudieran comprender mejor los temas atingentes.

Este objetivo se logró no sólo por un buen desempeño en las evaluaciones correspondientes, sino que en las constantes idas y venidas en cuanto a preguntas y respuestas por parte de los/as asistentes y cada uno de los relatores, encabezados por Mellado. En efecto, estos últimos quedaron gratamente impresionados porque, no sólo se cumplió con la finalidad, sino que hubo una muy positiva recepción.

Tema altamente relevante  
El tema de por sí es tan relevante que, en las tres jornadas del curso, la treintena de funcionarios/as que concurrieron pudieron distinguir la diferencia entre conceptos que suelen ser confundidos, como “investigación sumaria” y “sumario administrativo”, sobre todo ante situaciones en la función pública que, según el criterio de la autoridad o de un/a funcionario/a, pudiesen ser objeto de investigación.

También fueron considerados en estas distinciones de conceptos, “sobreseimiento” y “absolución”; y clarificados otros como “responsabilidad administrativa”, “responsabilidad civil”, “responsabilidad penal”, “notificación”, “recusación” o “mérito”, sólo por citar algunos ejemplos.

No obstante, lo más importante, fue que tuviesen claridad de que cualquier funcionario/a, sea éste/a de planta o de contrata, puede ser designado por la autoridad del servicio para llevar a cabo una investigación sumaria o un sumario administrativo, rol que deberá cumplir de acuerdo a plazos y documentos, como también informar acerca de su inhabilidad conforme al eje central de estas materias: la ley.

Cristián Mellado contó en este perfeccionamiento con el apoyo de Alicia Daguerressar Tapia, quien lo secundó en la relatoría, complementando la explicación de las materias y compartiendo los ejemplos más curiosos al respecto.

Caben resaltar también los interesantísimos prólogos durante dos jornadas del abogado de vasta trayectoria, Alejandro Díaz Muñoz, quien se refirió a aspectos esenciales de educación cívica, de la historia de Chile y la del MOP, y la relevancia del Estado como nación organizada, poniendo de relieve las controversias del mundo de hoy y del hecho de no decir las cosas por su nombre, tan bien expuestas en el clásico tango “Cambalache”.

Es importante agregar que este tipo de actividad puede ser solicitada por los distintos servicios para sus funcionarios/as y que el equipo de la Fiscalía a cargo de la misma, siempre estará dispuesto a responder inquietudes en torno a los tópicos referidos.