15 diciembre 2014

Montañistas MOP: naturaleza, espíritu aventurero y amistad

MOPENSES
También conocidos como “MOPtañistas” o “Grupo de Amantes de la Montaña”, distintas generaciones MOP en 20 años han sido partícipes de esta saludable cultura de la excursión. 

El gris y el plomo de la ciudad, características palpables del hormigón de los edificios y las carpetas asfálticas de las calles que invaden nuestros ojos, son el reflejo indudable del desarrollo. Sin duda, que es todo muy bienvenido si es en beneficio de la calidad de vida y el progreso, contribuciones históricas y, a la vez, metas permanentes de nuestro querido MOP.


Sin embargo esas mismas carpetas grises, construidas por el ser humano, nos llevan a las bellezas naturales genuinas de nuestro origen como habitantes de este mundo: caminos de tierra que parecen interminables, flanqueados por enormes árboles; grandes montañas provistas de abundante verde, café y blanco; toda clase de masas de aguas: ríos torrentosos y cristalinos, cascadas, embalses o lagos; una flora y una fauna escasa o improbablemente vista en la ciudad: verdaderas selvas que reúnen todo lo señalado; volcanes, miradores con vistas privilegiadas, un cielo muy azul en el día y extraordinariamente estrellado en la noche, entre otras, son algunas de las características de esa magnífica naturaleza que nos maravilla. 

Este conjunto de motivaciones tan sólo sensoriales es lo que motivó a un grupo de funcionarios/as de nuestro Ministerio, hace exactos 20 años, a organizar un grupo de excursión. No obstante, también había motivaciones extras: al margen de la curiosidad elemental de ir más allá de todo lo bello que ofrece nuestra inigualable geografía, estaba el deseo de darle rienda suelta a un sentido de sana aventura y, por añadidura, de grandes amistades.

Principalmente el “Centro-Sur”
¿Cuáles son los destinos regulares? Todo lo que pueda ser recorrido por quienes gusten del excursionismo en condiciones climáticas favorables. Insignes lugares de las regiones Metropolitana, de Valparaíso, de O´Higgins y del Maule sobresalen en estos programas. 

En el caso de la primera mencionada, los/as excursionistas han realizado caminatas por El Arrayán y el Cerro Carpa, cerca de Lo Barnechea; por las Cuevas del Manzano y su mirador, en San José de Maipo; por el embalse El Yeso; por Altos de Cantillana, en el sector de Laguna Aculeo; por el cerro El Roble y el Parque Nacional El Morado, por citar sólo algunos ejemplos.

Respecto de la Región de Valparaíso, los sectores del cerro La Campana, Juncal y Portillo han sido parte de la bitácoras, como en la de O´Higgins, Los Cipreses. En la Región del Maule, ocurre lo propio con Armerillo y el refugio Tricahue, 72 kilómetros al Este de Talca; además de las lagunas del Maule e Invernada. Pero éstos son sólo botones de muestra. Por cierto, hay mucho más.

Hombres y mujeres de distintas procedencias, generaciones, profesiones o funciones, e incluso niños y niñas que hoy son mayores de edad, han sido parte de este grupo, conocido formalmente como Grupo de Excursión, pero también de manera más lúdica como “Grupo de Amantes de la Montaña” o “MOPtañistas”. Esta última denominación, según explica la profesora de educación física y funcionaria del Servicio de Bienestar, Teresa Vásquez Contreras, fue colocada por el arquitecto, hoy retirado, Humberto Espinosa Poblete. 

“Para las generaciones más jóvenes, incluyendo a los chicos de las escuelas de Verano que realiza el Servicio de Bienestar, los MOPtañistas han sido una pequeña escuela que les mostró y enseñó a cuidar su maravillosa montaña”, declara Teresa, quien ha sido una gran promotora e impulsora de este Grupo de Amantes de la Montaña.

Por eso hemos querido rescatar la impresión de algunos de sus protagonistas en el presente relato.

Experiencias similares, la misma motivación
“Es precioso, hermoso lo que hacemos a través de la excursión. Me ha llenado mucho el espíritu. Hay lugares que no hubiera conocido sólo por mi cuenta: las Termas de Chillán, el sector de Talca hacia la Cordillera: de Vilches-Armerillo, las Siete Tazas en Curicó y Los Cipreses en la Sexta Región, por citar algunos. Se trata de salidas de uno, dos o tres días de duración. Recuerdo una ocasión en la Reserva Nacional Ñuble, con lluvia y frío: no había camino y el mismo guía del refugio nos llevó. También recuerdo la salida más difícil: marcha de 18 horas por dos días entrando por Alto Vilches y saliendo por Siete Tazas. En una oportunidad tuvimos que comer tallarines con jurel porque no había qué comer. La buena onda entre nosotros y el escenario natural hermoso nos hace disfrutar”, enfatiza Jaime Gajardo Lagomarsino, quien se desempeña como analista de Capacidad Económica del Subdepartamento de Análisis Financiero de la Dirección de Contabilidad y Finanzas. Jaime está casi desde el inicio de los “MOPtañistas”.

Dagoberto Aranda Rivillo, profesional de la Subdirección de Planificación Estratégica de la Dirección de Planeamiento, se incorporó en 2001 al grupo. Siempre le gustaron los deportes, sobre todo colectivos, desde tiempos de la universidad. Los “MOPtañistas” fue la oportunidad de retomar esta virtuosa tendencia. “Me atrajo porque me gusta el deporte en equipo y porque está conectado con la naturaleza. Además coincidió con un período de mi vida en que tenía más tiempo”, añade Dagoberto, quien valora mucho “el hecho de que el excursionismo sea una experiencia que la hagan las personas mediante un grupo alegre, bonito, donde incluso se ha sumado gente que no trabaja necesariamente en el MOP”. Además puso de relieve algo no menor: la iniciativa se realiza sin ningún patrocinio ni ayuda, lo que le da un distinguible sello de autogestión. 

Gustavo Freixas Jiménez, hidromensor de la Dirección Regional de Aguas de Coquimbo y fundador del citado “Grupo de Amantes de la Montaña”, se inició como andinista (deportista de montaña) desde muy pequeño, motivado por su padre. La evaluación del manto de nieve, a través de rutas de nieve y glaciares, no sólo es su especialidad profesional sino que algo que realiza muy a gusto. A estos aspectos distinguibles se añaden sus roles de rescatador del Cuerpo de Socorro Andino y escalador del Club Deportivo de la Universidad de Chile. Respecto a los “MOPtañistas”, destaca que el grupo “nace y se mantiene por el cariño que le tiene al medio natural, el espíritu aventurero y la posibilidad de descubrir lo bello que se ve el mundo desde lo alto. En el desafío deportivo de caminar (trekking) cada día se descubre algo distinto en la misma ruta de ayer. Se puede pasar cien veces o cien días por el mismo lugar y se puede encontrar lo nuevo, lo distinto y lo motivado para ir al día siguiente. Además, la responsabilidad de educar en el deporte de montaña, lleva consigo establecer vínculos de amigos inseparables”, añade Gustavo. 

Aurora Puig Godoy, ex profesional de la Dirección de Obras Hidráulicas y quien se acogiera a retiro hace algunos años, también fue precursora de este organizado grupo de “MOPtañistas”, del cual sigue siendo partícipe. Resalta de su experiencia como montañista la posibilidad de conocer diversos sitios y vivir distintas situaciones que en otras circunstancias, a su juicio, no podrían darse. Valora la posibilidad de observar pequeños insectos y flores tanto como mirar grandes extensiones de nuestra geografía desde las cumbres, como la de El Roble. “Allí lo hemos gozado en otoño, con las hojas de los árboles rojos y celebrando el cumpleaños de dos MOPtañistas, con nieve y con sol. Esa vez, todos con los pies mojados al sol, tuvimos una linda convivencia. Nos sacamos las botas y los calcetines para secarlos en las alturas y, luego, volver a calzarlos mojados y fríos. Sin embargo, caminar sintiendo la naturaleza y el apoyo del grupo, hace que cualquier cansancio o molestia quede en el olvido y prevalezca lo bello que es haber hecho la excursión y haber vuelto más felices”, enfatiza Aurora.

Ellos y ellas sienten una gran fascinación por esta forma de hacer deporte, vida al aire libre y, por añadidura, repasar experiencias entre quienes participan de la excursión. “Además, con paisajes hermosos, todo es impagable. Me siento feliz de celebrar 20 años juntos”, manifiesta por su parte Teresa Vásquez.