07 octubre 2014

Trampas de tu lado oscuro: zancadillas de la mente y la voluntad

Trampas de tu lado oscuro
Sitio Retablo Ayacuchano
CINE SIN TIEMPO NI ESPACIO
Al ver los primeros 15 minutos de "Trampas de tu lado oscuro", no es raro que los espectadores simpaticen con la muchacha y el joven que la quiere tal como es, sienta respeto por el profesor y manifieste un rechazo por el muchacho que intenta seducir a la misma joven.



Al respecto, esta película peruana dirigida por Óscar Liza Alauie contrasta sin pudores los propósitos más nobles con aquellos abiertamente aviesos. Aunque el cine peruano posee la cualidad de aproximarse a las realidades sociales más crudas de su país con bastante fidelidad, "Trampas de tu lado oscuro" profundiza más su accionar en la psicología humana.

La idea que desarrolla allí Liza Alauie puede resumirse así: la mente es poderosa y, tal como uno define sus valores o, dicho otro modo, su inducido o particular discernimiento acerca del bien y el mal, por su propia voluntad también puede traicionar esa forma de pensar al traspasar en el hacer el límite que separa lo correcto de lo incorrecto. Aquel hilo mueve al entorno protagónico: un grupo de universitarios y un docente, claramente todos representativos de una clase media que se abre paso en la vida o que lucha por distinguirse en el día a día.

Esta cinta fue catalogada como una especie de videoclip con formato de película, dada la forma en que se entrelazan la música como fondo y varias secuencias o escenas con diálogos que se aproximan más al cómic que a un largometraje corriente. Tienen cabida allí la intriga, las revelaciones importantes y los hechos inesperados, las persecuciones y la tensión máxima. Esto genera mayor interés en el espectador y evita que los acontecimientos se ralenticen. 

La realización, considerada la primera de ficción realizada en Chiclayo, al margen de ofrecernos unos hermosos lugares y paisajes de la zona (muy próxima al litoral peruano), cuenta con las actuaciones de Leyla Plenge, Paulo Stein, Jeanpier Guerrero e Iván Ruiz.    



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tú opinión me interesa. Al respecto, sólo te exijo el debido respeto.
Gracias