03 junio 2014

"Diccionario ilustrado del fútbol": para entretenerse y aprender sobre la jerga del "deporte rey"

Parte de la portada del libro
(Francisca Toral y Guillo)
Francisco Mouat, Patricio Hidalgo y el humorista gráfico Guillo son los autores de esta publicación de alto aporte intelectual en torno al "deporte rey", con el muchas veces necesario ingrediente del humor.

DESDE EL CÓRNER
Cuando recibí de regalo el "Diccionario ilustrado del fútbol", junto con agradecer el gesto en sí mismo (hecho por alguien que conoce mi predilección por el balompié en un plano más intelectual), saqué al menos cuatro conclusiones a priori, casi de inmediato y todas muy sencillas: ¡que largo! (431 páginas), ninguna duda respecto de su aporte, muy entretenido y, tras el análisis de rigor, será el libro de cabecera de mis vacaciones, aunque no lo termine de leer (no es tarea corta leer un diccionario, pero es sumamente factible leer y entretenerse a la vez con él si pinta de "entrete").


Y una vez finalizado el libro, cuyas locaciones de disfrute fueron Viña del Mar, El Tabo, Las Cruces, Algarrobo, el Transantiago y el Metro, concluí que Francisco Mouat, Patricio Hidalgo y el humorista gráfico Guillo me dieron la razón en relación a aquellas conclusiones (valga la redundancia) a priori. 

No quisiera extenderme en adjetivos que, a veces, suelen sonar vacíos para tanta grandeza. Sólo quisiera decir que gocé el diccionario, me reí con los dibujos explicativos de Guillo y aprendí algo más sobre mi deporte favorito. Y quisiera agregar que esta publicación, de Lolita Editores, salió a la calle en noviembre de 2011 y, siete meses después, ya tenía su segunda edición.

Los dejo con algunas partes escogidas por el suscrito:

"Colgarse del travesaño"
(Guillo)
BANDERAZO. 
Ritual practicado por barras bravas argentinas y ahora imitado en Chile por sus similares de Colo Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica. Consiste en asistir masivamente al último entrenamiento de un equipo, previo a jugar contra un clásico rival, premunidos de bombos y banderas. Se considera exitoso el banderazo cuando la turba logra interrumpir el entrenamiento y entonar cánticos que, se supone, servirían para alentar a sus jugadores de cara a su próximo compromiso. En rigor, no es más que un pretexto para armar joda y, en algunos casos, para ejercer presiones ilegítimas en contra del técnico o de jugadores que no han venido jugando bien o a los que se les acusa de no mojar la camiseta como corresponde.

DRIBLING.
Anglicismo con el que se conoce la acción de eludir a un rival transportando la pelota. Ver CACHAÑA, FINTA y REGATE.

FOUL DESCALIFICADOR. 
Agresión que, sin dar margen a la acción de la justicia criminal, amerita tarjeta roja. Su opuesto perfecto es la marca leal, y generalmente se le nombra junto a ella para maximizar su gravedad.

HUEVOS.
1.Garra, polenta, guapeza; esa cuota extra, lo que no se compra en la farmacia. Eso otro. Lo que se pone cuando no se está en un buen día.// 2. Testículos.

NADA QUE HACER EL PORTERO.
Expresión sacramental luego de un gol bien hecho, de correcta definición, resaltando que no hubo deficiencia alguna del arquero, sino una correcta ejecución por parte del goleador.

"Colgar los botines"
(Guillo)
SOCIEDAD ANÓNIMA DEPORTIVA:
Estructura jurídica societaria que han adquirido muchos de los clubes deportivos en la actualidad, con el objeto de permitir la inversión y las ganancias de privados en ellos, y, en lo posible, lograr un mayor orden en sus finanzas. Más allá de la discutible nobleza -y éxito- de esta forma, conviene recordar el más viejo refrán de los abogados: "La ley no crea virtud".

TUYA, MÍA,PARA TI, PARA MÍ.
Tradicional manera que tenía el gran relator Vladimiro Mimica (...) de narrar cuando dos jugadores hacían una pared.







2 comentarios:

  1. Gonzalo, muy entretenido el articulo.
    saludos,
    Pau (Vialidad)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Tú opinión me interesa. Al respecto, sólo te exijo el debido respeto.
Gracias