09 octubre 2013

1992: año del mejor campeonato chileno de fútbol que recuerde

Cobreloa campeón 1992
Ferplei.com
DESDE EL CÓRNER
Cobreloa, al salir campeón, cortó el reinado de tres años, sin contrapeso y discusión, de Colo Colo. ¿Católica? Mantuvo su protagonismo. ¿La "U" y la Unión? Lo recuperaron. Pero el aquel torneo nacional fue más que todo eso...

Todavía recuerdo una mini entrevista a Juan Carlos Orellana publicada en 1992 por la revista "Don Balón" versión chilena, donde el mítico "zurdo de Barrancas", por entonces retirado y transformado en técnico formativo, alabó a Colo Colo: "debería salir campeón todos los años", señaló sin titubeos el delantero que se hiciera famoso, sobre todo en el equipo del Cacique, con sus mortíferos puntetes.


Y, al margen de su identificación con el elenco popular, lo que señalaba Orellana no tenía un solo asomo de soberbia. El Colo Colo de ese entonces era (así, literalmente), como expresión neta de fútbol, un equipazo: en un año obtuvo tres títulos internacionales y (la Libertadores, la Interamericana y la Recopa) y el torneo nacional de 1991, el tercero "al hilo". 

De la mano del croata Mirko Jozic, la escuadra de Pedreros no sólo jugaba de memoria un fútbol frontal y vertiginoso, sino que se transformó en el equipo más ganador de la historia del fútbol chileno considerando márgenes relativamente cortos de tiempo: cantidad y calidad de campeonatos en pocos años. 

Daniel Morón, Marcelo Barticciotto, Lizardo Garrido, Javier Margas, Miguel Ramírez, Aníbal González, Claudio Borghi, Jaime Pizarro y Gabriel Mendoza, entre otras figurazas, daban cuenta del poderío de un plantel muy rico, que tras la obtención de la Copa Libertadores tuvo la fortuna, sobre todo para sus hinchas y los seguidores del fútbol más exquisito, de no haber sufrido cambios significativos.

"Vuelve" Cobreloa

Era difícil presagiar que en el torneo nacional de 1992 la cosa llegara a ser diferente. Sin embargo, Cobreloa rompió una "sequía" propia de títulos de 4 años y se impuso por un par de puntos de diferencia sobre el linajudo Colo Colo (44 unidades contra 42 en una competencia de 16 equipos y 30 fechas de duración). Los loínos eran adiestrados en ese entonces por José Sulantay, el mismo entrenador especializado en selecciones juveniles. 

Ese Cobreloa estaba compuesto por varios y renombrados jugadores "picados": Leonardo Canales en el arco, Edgardo Fuentes y Hugo González entre los defensas, Jaime Vera en el mediocampo y los delanteros Ramón Pérez y Marco Antonio Figueroa. Entre los históricos del elenco loíno figuraban Héctor Puebla y Juan Covarrubias. 

Colo Colo 1992
Fotolog.com
Aquel Cobreloa versión 1992 no era un equipo contundente (anotó 56 goles y tuvo una diferencia de tantos de + 25), pero si muy equilibrado, luchador y un genuino y respetable representante del oficio que caracterizó a los nortinos en sus tiempos de mayor gloria (principios de los años 80, de la mano del argentino Vicente Cantatore). 

Los "otros"
Católica brilló con sus armas y contundencia (67 goles), pero no le bastó. En la liguilla pre Copa Libertadores tuvo su desquite, tras ganarle a la "U" en la definición. Brillaron allí el arquero Patricio Toledo, el argentino Juan Carlos Almada, el volante ofensivo Jorge Contreras (el "Coke", elegido el "mejor jugador del año" por la revista "Don Balón), la confirmación de Mario Lepe como símbolo y la consolidación de figuras como Nelson Parraguez y Andrés Romero. Sebastián Rozental ya era más que un descubrimiento.

La "U" recuperó la dignidad de la mano de Arturo Salah. El arquero argentino Sergio Vargas, ex Independiente de Avellaneda, acaparó los escalafones especializados como el mejor golero del año. Luis Musrri ya era todo un veterano a los 23 años y, Mariano Puyol, el capitán, se tituló definitivamente como "ídolo de la hinchada".

Unión Española recuperó el brillo que a mediados de los años 80 había extraviado: tras obtener la Copa Chile (triunfo sobre un irreconocible Colo Colo por 3 a 1), hace un digno torneo nacional (5º puesto). Los talentosos José Luis Sierra (el "Coto" querido) y Marcelo Vega se transforman en emblemas de los "diablos rojos" de Santa Laura. ¿El entrenador? El uruguayo-chileno Nelson Acosta, quien algunos años después se hace cargo de la selección nacional. 

¿Las sorpresas? Antofagasta, que lidera una buena parte del torneo y permite el lucimiento del defensa Pedro Reyes (futuro referente de la selección y de Colo Colo, al igual que el "Coto"), quien se consagra como una de las estrellas de los "pumas". ¿En el arco del equipo nortino? Marco Cornez, quien brillara antes en Católica. ¿El entrenador? Andrija Percic, un croata tan demandante de disciplina como su compatriota Jozic, pero algo más expresivo.

¿O'Higgins? Otro gran protagonista. La experiencia del ex seleccionado argentino Roque Alfaro y del multifuncional Rubén Espinoza (campeón de la Copa Libertadores 1991 con Colo Colo) se suman a la confirmación de Nelson Tapia como un gran guardavallas (por entonces, otro futuro seleccionado).

Goles lindos
En materia de goles, junto con destacar a Aníbal González como el máximo scorer del torneo nacional de 1992, no está de más resaltar la ocurrencia de anotaciones de bella factura: 

Universidad Católica 1992
Ferplei.com
Entre éstas, el del potente remate de 25 metros de Barticciotto, tras dejar en el camino a varios defensas de la UC en el partido de la segunda rueda entre albos y cruzados (1 a 1); el puntazo suave con que Eduardo Gino Cofré batió al meta trasandino Daniel Morón, tras varios toques con sus compañeros de la "U" en un ataque diagonal desde el centro del campo al arco de Colo Colo (2 a 0 a favor de los azules en la primera rueda); el del sorprendente cabezazo de Hugo Rubio, tras un casi cerrado centro desde la derecha enviado por Lizardo Garrido (el "Chano") que pilló mal parada a la defensa de la "U" (último minuto del clásico de la última fecha de la Liguilla pre Copa Libertadores, donde los albos se tomaron revancha de la dolorosa derrota anterior ante los azules); y el gol de Almada, tras un arranque veloz de Ian Mac Niven, en la definición contra la "U" que le dio a la UC la clasificación a la Libertadores (3x1) en la citada liguilla.

En síntesis, un campeonato generoso en figuras y con todos los ingredientes de emotividad siempre tan necesarios para el atractivo del "más lindo de los deportes", como bien dijo en una oportunidad el gran Diego Armando Maradona.