10 enero 2013

Una cena inolvidable junto a la Corporación Deportiva MOP

Sergio Escobar entregándole un
recuerdo a Manuel Carrasco

MOPENSES
Veintitantos amigos y socios de la entidad acudieron a la cita, donde cuatro dirigentes recibieron un merecido homenaje tras décadas de amistad y fomento al deporte. Un saludable espacio para el recuerdo y las anécdotas.

Había sido un día relativamente productivo y nada especial como para un viernes 4 de enero. Sin embargo, había algo un tanto más especial que lo demás. Se trataba de una amable invitación que me había llegado algunos días antes por correo electrónico y cuyo remitente era don Sergio, funcionario de la Dirección General de Aguas del Ministerio de Obras Públicas y un dirigente deportivo de vasta experiencia.


¿El motivo? El homenaje que iban a recibir tres dirigentes que emprendían el retiro en calidad de tales y también como funcionarios (por jubilación, claro está):  don Manuel, el presidente de la Corporación Deportiva del MOP y funcionario de la Dirección de Vialidad; don Juan, de Arquitectura; y don Patricio, de la DGA, quienes también formaron parte de la entidad, gran promotora de las actividades deportivas de la cartera.

Sebastián Núñez le entrega un presente a
don Juan Mendoza.
¿El lugar? El restaurante Altué, ubicado en la calle San Ignacio en la intersección con la calle Fernando Lazcano, en plena comuna de San Miguel. Veintitantos amigos y socios de la corporación acudieron a la cita. Curiosamente, en una gran mesa contigua, unas 40 personas de una repartición del mismo ministerio le hacían un agasajo a un amigo que emprendía otros derroteros.

-¡Hola! ¡Que coincidencia!...Pero creo que no vienes para acá, sino que para allá -me dice risueña una de las organizadoras de la actividad de "al lado".

-De veras. Tienes razón. Tanta coincidencia no puede ser, je, je -retruco. 

Efectivamente casi todos los comensales de la mesa de "al lado", donde me correspondía ir, esperaban "lo bueno": ya estaban en la fase del aperitivo y faltábamos pocos. Menos mal que no estaban tan adelantados.

Estaba un poco ansioso: iba teóricamente atrasado. Me habían invitado para las 8 PM, pero eran  como 20 para las 9 de la noche. Más encima, por este tema de los recorridos rojos y verdes del Metro me bajé una estación después y me vine caminando soplado desde el sector de El Llano en dirección al poniente, donde está el rastaurante. Afortunadamente eran sólo dos cuadras.

Óscar Castro recibiendo un
obsequio.
En nuestra mesa al menos dos generaciones de funcionarios dieron rienda suelta a conversaciones agradables, libres y rememorativas, donde la talla, la anécdota y las huellas imborrables de la amistad dejaron su sello y con un denominador común: el deporte y, en particular, el fútbol.

Obsequios y brindis de rigor

De pronto vinieron los obsequios y los brindis de rigor. En las dedicatorias se sumo a don Óscar, de la Dirección de Arquitectura, quien también emprende el retiro como funcionario. Sergio, de quien recibí la invitación, se refiere a los dirigentes que se van y la “posta” que éstos dejan a los amigos más jóvenes de la Corporación, como Sebastián, Claudio y Felipe.

Manuel refrendó las palabras de Sergio desde aquel punto de vista y agradeció todas las demás palabras desde los más diversos puntos de vista (valgan las redundancias): porque la corporación ha sido y es un verdadero motor, que no sólo se reduce al fútbol. Manuel recuerda que llegó al MOP en 1967 y que en aquellos tiempos se fomentaba fuertemente el deporte en la organización, lo que fue incrementándose en las décadas posteriores al punto de dar origen a unas verdaderas olimpiadas un par de decenios más tarde.

Patricio Herrera recibe su presente
de parte de sus amigos.
Cabe destacar que el fútbol, en particular, se practicaba por entonces aquí, allá y acullá en nuestro ministerio: desde la Maestranza Central de Vialidad, ubicada en Camino a Melipilla, hasta en el Servicio Nacional de Obras Sanitarias (Sendos) y en los más diversos lugares.

Sólo unos días antes tuvieron lugar las premiaciones de los últimos torneos de baby fútbol varones y damas, así como de otras de otras disciplinas deportivas. 

“Es importante que continuemos el fomento del deporte. ¡Esto debe seguir”, enfatizó Manuel en uno los brindis finales de una velada inolvidable.

Para finalizar los dejo con un clásico del gran Roberto Carlos:


2 comentarios:

  1. estimado gonzalo, junto con saludarte, quiero felicitarte por la labor, que efectuas con tanta dedicacion en la magnifica pagina EL MUNDO DE GONZALO,en la cual das a conocer actividades deportivas y otras del MOP, como tambien noticias de interes general, no puedo pasar por alto, en agradecerte que nos hayas acompañado en la comida de despedida de quienes nos acojimos a retiro, en la cual pasamos una velada muy agradable, todos los que participamos en ella , no me queda mas que desearte un monton de exito en todo lo que tan bien desarrollas, con el afecto de siempre , MANUEL CARRASCO

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, don Manuel.
    Un gran abrazo
    GFC

    ResponderEliminar

Tú opinión me interesa. Al respecto, sólo te exijo el debido respeto.
Gracias