22 mayo 2012

El rock chileno según Robin Palomar


Los Jaivas en Machu Picchu


EL ROBUSTO SEÑOR ROCK
El dueño de la disquería Limelight es mi amigo y yo soy uno de sus mejores clientes. ¿Cómo un día viernes en la tarde voy de dejar de visitarlo, comprarle algo y parlar sobre lo que nos apasiona (el rock)?....La respuesta es una sola: ¡IMPOSIBLE!. ¡VIVA EL ROCK!


Es viernes. Bonito día. Son cerca de las 6 de la tarde. Como es habitual cada semana, este día salgo antes de mi trabajo. Sol de carácter otoñal pero afortunadamente agradable y resplandeciente. Antes de volver a casa, acudo a la pequeña disquería "Limelight" que mi amigo Robin Palomar tiene en un conocido centro comercial de la zona oriente de la capital próximo a la estación del Metro Los Felinos.


Es de esas disquerías nada de elegantes pero dignas, de ésas a las que no llegan superhéroes ni dignatarios pero sí héroes anónimos de la clase trabajadora esforzada y melómana, principalmente rockadictos como uno, quienes buscan discos "filetes" y novedades.

De gran parecido al recordado escritor Roberto Bolaño en el aspecto físico y mezcla rara entre el afamado músico británico y el ya legendario locutor Sergio "Pirincho" Cárcamo en la manera de hablar, mi amigo Robin Palomar mira a los ojos cuando habla, es transparente, es empático y, desde cualquiera de esos puntos de vista, siempre es agradable conversar con él.

-Robin, ¿cómo te va?. ¡Cara sonriente, compadre!. ¿Cuéntame qué ocurrió?. ¿Algo para contar?. ¡Claaaro!, je, je.

-Hola, Gonzalo. Nada, sólo que una minita me pidió importar un disco de la Norah Jones. Estuvimos parlando una hora.

-Parece que quedaste enganchadito, je, je...

-Sí, era bien bonita. Hasta se parecía a la Norah, jajaj...

-No me digas, compadre. Así como finita, bajita, monona, ji, ji.

-Pero siempre me sorprendo cuando se trata de mujeres que saben harto de rock. Tú sabes que hay mucho machismo en nuestro rubro.

-Sííí....Y tipos bastante retrógrados. Hay muchos medio agilados en el plano de la inteligencia emocional: creen que las minas son pa' cuidar a los cabros chicos y pa' la cama en la noche.

-Y no sé pa' que le ponen tanto. Te creo si las mujeres fueran todas como la Yoko Ono, ¡jajajaj!, ¿te imaginas?

-Aunque por una Yoko Ono es preferible tres Linda McCartney, ¡jajajaj!.

-Y fíjate que poquito rato antes vino una minita a pedirme "Wind and Wuthering" de Genesis como regalo de cumpleaños para su novio. El año anterior también vino por otro disco de Genesis de regalo para esa misma pareja: el álbum era "The Lamb Lies Down on Broadway".

-¿Te das cuenta lo que hace el amor, compadre?

-O, a lo mejor, lo que hace el buen rock; ¡Jajajaj!

El rock chileno
-Oye, cambiando bruscamente de tema, vengo por un disco del grupo chileno Tryo que se llama "Viajes". Me imagino que lo tienes,

-Por supuesto, viejo. ¡Son buenísimos!.

Crisálida
-Me lo llevo. Realmente quedé sorprendido con su potencial: los vi hace algunas semanas en el "House Rock and Blues". En la misma noche tocó allí Crisálida, otra gran banda nacional.

-No me digas: ¿Crisálida?, ¿el grupo que teloneó a Tony Levin?.

-El mismísimo.

-Me conseguiré algún disco de ellos. Son potentes. Hay varias bandas de rock que, si bien es cierto no son tan populares como Francisca Valenzuela, Los Bunkers, Los Miserables o Los Tres, son demasiado buenas como para no tomarlas en cuenta y evitar tenerlos en la estantería de la casa o de la misma disquería. A mí, en lo particular, me gusta Evolución, Octopus, Monttrio y Kamken, por ejemplo. Es un lujo tener discografía de ellos.

-A mí también me gustan esos grupos que tú me mencionaste y tanto como Los Jaivas, Amapola, Arena Movediza y Tumulto. Esos conjuntos que citaste son como más power: mezcla de potencia, velocidad y virtuosismo llevados al extremo. Pero me gustan más algunos que suenan como atmosféricos.

-Bueno, en cosa de gustas nada hay escrito. ¿Cuáles te gustan?.

-Astralis, Alien Gun, R-U Kaiser, Prisma X, Subterra, Seti, Entrance y Leprechaun, por ejemplo...Yo tengo dos discos de Astralis. Me gusta mucho "Bienvenida al Interior". Aunque suene medio exagerado es efectivamente como un viaje al interior.

-Si los ubico. Varios de esos grupos los tengo. En el caso de Astralis tú entrevistaste al líder, Patricio Vera-Pinto.

-Así es.

-Profundo el compadre, ¿eh?.

-Muy profundo...Eso sí debo confesarte que eso no significa que yo sea un intelectual de vuelo y, además, un elitista pa' escuchar música.

-¡¡Jajajaj!!...¿Cómo tanto?. ¿No pensarás que yo pienso eso?.

-No, En todo caso, una prueba clara de mi variedad de gustos es que me pueden agradar, casi por igual, Bach, Los Prisioneros y Los Ramblers.

-¡¡Los Ramblers son notaaaables!!...Y no lo digo por "El rock del mundial".

-Yo creo igual que tú. Los Ramblers tiene temas maravillosos. "A mi amada", por ejemplo, me mata: ese comienzo con los sonidos de piano agudo, como si fuera la introducción de un tema japonés, y el espíritu medio blusero y medio rocanrolero de esa canción es fenomenal.

-Je, je...Pero ¿porqué te gusta Tryo?.

-La particularidad de Tryo es su extraordinaria potencia y energía. Son virtuosos y rápidos, pero también equilibran sabiamente la balanza entre esa fuerza propiamente rockera con la melodía.

-Tienen una energía, ¡¡¡uhh!!!, de miedo. Son extraordinarios.

-Y, además, tocan otros instrumentos, incluso con toques jazzísticos, sinfónicos y hasta folclóricos. Es lo que ocurre con "Viajes". Tuve la suerte de verlos el año pasado en el mismo "House..." Esa vez compartieron el escenario con Alien Gun, una banda relativamente nueva y que me sorprendió.

-¡Que bueno, compadre!. Veo que partes luego para tu casa.

-Seee, compadree, ¡mis mujeres me demandan!; ¡jajajaja!. Podríamos hablar largo y tendido de las tremendas agrupaciones de las que hablamos, pero...tú sabes: el tiempo y el rol de padre de familia.

-¡¡Jajaja!!. Vaya, compadre, donde sus mujeres. No te pierdas....Chao.

-¡Hasta la vista, Robin!

Para finalizar los dejo con temas de tres de las grandes agrupaciones nacionales citadas: