27 diciembre 2008

Comentario de Tocata Prog




Ambas bandas, regularmente definidas como de "power prog", dieron muestra en el House Rock de toda su energía, alto volumen, velocidad, virtuosismo, alta presencia de guitarras pesadas, pero...también espacio para los momentos calmos y el lucimiento de los instrumentos del rock que, a menudo, se distinguen menos por la melodía: el bajo y la batería.

Por Gonzalo Figueroa Cea

(comentario publicado en http://www.rock-progresivo.org)

Quedó de manifiesto en los últimos días que el House Rock and Blues no es necesariamente un espacio exclusivo para el despliegue de las bandas tributo. Sin duda, las bandas tributo suelen y seguirán brindando espectáculos que dan lugar a la nostalgia y al merecido homenaje al rock...Y digo "rock" no sólo por las bandas tributos, sino por el hecho de que los tributos son efectivamente homenajes a parte importante de lo más granado, destacable y original de los 53 años de historia que ya confiesa el rock.

Pero este robusto y maduro varón de 50 años y algo -sin duda, todo un abuelo con una tremenda descendencia-, ha sido directa o indirectamente subsidiario e influencia de muchos exponentes...No está de más decir que el punk es una especie de "nieto" un tanto rebelde del rock, que pavimentó su propio camino en la medianía de los años 70. Pero también es un "nieto" rebelde el mismo rock progresivo, que en la segunda mitad de los años 60 contradice las características típicas del rock and roll mediante temas más largos, arreglos más complejos, cambios repentinos de ritmos, guiños folclóricos (dependiendo del lugar de origen), aproximaciones a la música selecta (barroco, romántica, etcétera) y la presencia de un nuevo amigo: el sintetizador.
Con luces propiasA su vez, como era de esperar, el rock progresivo generó diversas bifurcaciones, una de las cuales derivó en un opción musical bastante más cercana al metal: el power prog o power trío. En esa línea, se circunscriben Opus 3 y Octopus (aunque Octopus es "power cuarteto"), dos estupendas bandas nacionales que se presentaron este jueves 9 de octubre en el House. Las herencias de Rush o de King Crimson pueden ser un referente... pero no obligado. Opus 3 navega con luces propias y Octopus -de reciente visita a Europa- tampoco se queda atrás en ese plano. Ambas agrupaciones son netamente instrumentales.
Opus 3 destaca con diversos matices, aunque privilegia los comienzos suaves en la mayoría de los temas. Poco a poco, los condimenta. En "Criaturas en la Noche", por ejemplo, el inicio es comandado por una guitarra muy próxima al folk. El resto de los instrumentos se incorpora paulatinamente. Incluso, el bajo y la guitarra se esfuerzan en parecerse enre sí.
La tendencia hacia un sonido fresco y original, así como el rechazo a la monotonía, es una constante en todos los temas. Si bien es cierto pueden haber guiños a temas como "Master of Puppets" de Metallica o "Yyz" de Rush, o a alardes de guitarra al estilo de Joe Satriani, la música de Opus 3 privilegia por sí misma un ir y venir: los momentos de alta intensidad se matizan, casi sin que se note, con lapsos serenos, donde la melodía llevada por el bajo o la dulce somoridad de los platillos son grandes protagonistas. Pero también hay espacios para los "in crescendos": "Opus 3" (tema que alude al nombre de la banda), por ejemplo, tiene un desarrollo que deriva a una especie de conjunción de altos decibeles.
Tras darse el tiempo para tocar parte del material que podría ser parte del próximo disco, la banda conformada por Francisco de Borja (bajo), Cristián Allendes (guitarra) y Rodrigo Chavarría finalizó su presentación con "Armagedon". Para mayor información, pinchar sitio http://www.purevolume.com/opus3
Octopus, en tanto, dio espacio para el diálogo constante entre las dos guitarras y a una base rítmica digna de un edificio en demolición. Las guitarras sonaron algunas veces en perfecta sincronía, en otras tantas cada una de ellas brindó un camino propio, pero casi siempre hicieron todo en forma simultánea. Estas dos formas de ejecutar la música, sumado a aquella "volcánica" base rítmica, dieron origen a verdaderas "aplanadoras" sonoras.
Al igual que Opus 3, Octopus matiza lapsos más calmos con otros de mayor reciedumbre, pero éstos últimos de distinguen bastante más. "Silice" y "617" son testimonio de aquel espíritu. Aunque la batería se destaca por un sonido bastante más notorio que aquél que pudiese ser denominado como un promedio entre los instrumentos percutibles, también se distingue por la tremenda energía de quién ejecuta: Cristóbal Orozco. Pero aquel virtuosismo no necesariamente se "devora" al resto de los instrumentos, lo que revela la gran generosidad de la música de Octopus.
Tras una reciente visita a Europa, la tocata de Octopus en House Rock reveló que la reputación lograda por el conjunto en el viejo mundo no es casualidad. Otro punto logrado por el cuarteto conformado por Cristóbal Orozco, en batería; Braulio Aspé, en bajo; Fernando Daza, en guitarra; y Jorge Benavides, también en guitarra. Para mayor información linkear el sitiohttp://www.octopus.scd.cl/
La presencia de Opus 3 y Octopus dio origen a un nuevo ciclo dedicado al prog y en el que también ya estuvo, el pasado martes 14 de octubre, otra distinguida banda nacional: Exsimio. Por tal motivo, no estuvieron de más los agradecimientos expresados tanto para House como para la organizadora del evento, Jackeline Bastidas, quienes entre otras personas han sido fundamentales en esta importante apertura para la música progresiva, una iniciativa a la altura del Santiago Art Rock (SAR) o a Vanguardia 2008.