24 de marzo de 2017

Especial Partidos con Historia IV: la épica del Colo Colo 86

Festejo del tercer gol
DESDE EL CÓRNER
No fue fácil para el equipo albo ganar el título mayor del fútbol chileno en un año bisagra en la historia del club.

Colo Colo fue campeón en 1986: jugó un partido de definición con Palestino en enero de 1987 donde ganó por 2x0, con goles de Jaime Vera y Hugo Rubio. Aquello es archisabido, pero lo que siempre es atractivo recordar en una historia, porque pone condimento a ese relato acerca de lo que fue hace mucho tiempo, es la forma cómo se gestó una sucesión de hechos que llevaron al hito que queda registrado en las memorias. Como dicen por ahí: una épica.


14 de marzo de 2017

Especial Partidos con Historia III: entre Hoffens y Castec, la "U" extendió una paterntidad

DESDE EL CÓRNER
En 1982, el equipo azul y la UC protagonizaron, quizás, el mejor y más disputado clásico universitario antes de la irrupción de figuras como Marcelo Salas o el Beto Acosta. 
  
Universidad de Chile, en 1982, ya había enterado 13 años sin dar la vuelta olímpica en lo que se refiere a la competencia mayor de la liga de honor del fútbol profesional chileno. Había ganado un par de liguillas, una Copa Chile y un singular trofeo de "Ciudades Universitarias", pero los hinchas de un equipo grande no se conforman con los entremeses sabrosos. Esos hinchas esperaban siempre el premio mayor y, en el caso de la escuadra azul, independientemente de haberle ganado en sendas finales de las competencias citadas al eterno rival: Colo Colo.


3 de marzo de 2017

"Adios a la armas" de Ernest Hemingway: un amor sin lugares comunes

El libro del Premio Nobel remece mediante una historia cuya línea de acción desafía toda clase de obstáculos y, por cierto, el mismo tiempo en que fue escrita.

Al leer "Adiós a las Armas" (1929) y (sobretodo) tras terminar la lectura, me sobrevino un atisbo de conclusión algo frívolo, pero no por ello menos certero y alejado de lo valioso de la novela: la alusión regular del protagonista a los tragos. No señalaré tan tajantemente que Ernest Hemingway tuvo una alta predilección por los bebestibles con alcohol (no puedo referirme tan taxativamente a alguien que no conocí). Pero justamente esa observación lleva a una conclusión superior: el tipo tenía "calle", como suele decirse a la gente que tiene mucha experiencia mundana (que no es lo mismo que turística).